Consejos sobre Minimalismo para una vida plena y sencilla

Minismalismo consejos Altruism Now
Sin categorizar

Consejos sobre Minimalismo para una vida plena y sencilla

Para vivir el Minimalismo sigue los siguientes consejos sobre adoptarlo y ten una vida mucho mas plena y sencilla. Adoptar el minimalismo como estilo de vida significa tener sólo aquello que necesitas, amas y te inspira.

Últimamente se ha puesto muy de moda el concepto de minimalismo y no me extraña, ser feliz con menos no solo es posible, sino que es adictivo. Implica practicar el desapego, deshaciéndonos de cosas materiales. El estilo de vida minimalista busca tener solo lo imprescindible, vivir con lo menos posible y alejarse de preocupaciones. Suena tentador, ¿no lo crees?

Esta corriente surgió como tendencia artística huyendo de las formas tradicionales, se ha definido como una especie de práctica moderna de ascetismo. El ascetismo implica la renuncia firme e indefinida a los placeres terrenales en busca de la perfección espiritual y aunque podemos encontrarlo en muchas religiones, quizás es el budismo la más conocida por su renuncia a los bienes materiales.

Gastamos más de lo necesario para ser felices y si seguimos siendo tan consumistas acabaremos con los recursos del planeta y con el medio ambiente en pocas décadas, es decir, debemos frenar el crecimiento económico que crece cuando se consume más y por suerte o por desagracia nuestro planeta es finito. Te dejo algunos consejos que yo misma practico en mi estilo de vida minimalista:

El estilo de vida minimalista busca tener solo lo imprescindible, vivir con lo menos posible y alejarse de preocupaciones
  • Analiza tus gastos diarios, no sólo aquellos que suelen ser fijos como alquileres, luz, agua, sino aquellos que no solemos analizar como bares, restaurantes, discotecas. Quizás la última copa, la última cerveza o el último café del día no son necesarios e incluso ni los saboreamos, quizás ya tengo mucha ropa y la última camiseta o zapatos tampoco eran necesarios… No significa que te conviertas en una tacaña o tacaño, sino que disfrutes y compres con plena consciencia, sin comprar de forma compulsiva como si fueras un robot consumista.
  • Reduce cuando puedas los créditos de consumo que tengas e intenta no llevar encima tarjetas de crédito. No necesitas dinero cada vez que sales, puedes recurrir a caminar en lugar de tomar un taxi, pedir un vaso de agua si tienes sed en lugar de comprar embotellada, etc.
  • Analiza tus facturas de ocio y si verdaderamente le sacas todo su partido (netflix, spotify, si pagas gimnasio pero no vas…) y reduce, quizás estás viendo demasiadas series y películas y quizás un buen libro puede sustituir alguna plataforma de ocio que pagas cada mes.
  • Se consciente de las necesidades personales y analiza si tus “bienes” son los que necesitas o los que alimenta el Ego (igual no necesito una casa con 4 habitaciones o quizás con un coche más pequeño y que consuma menos me iría mejor y gastaría mucho menos, igual en vacaciones podría cambiar un hotel de 4 estrellas por uno de 3).
  • Analiza tu armarios, tus posesiones y vende y regala todo aquello que llevas más de dos años sin usar (lo mejor sería un año, pero se trata de crear hábitos).
  • Que el concepto minimalista lo veas como un divertido y emocionante juego, no como un castigo.
  • Elimina o reduce tus vicios.
Minimalismo Consejos Altruismo Ahora
Foto de Pexels
La vida minimalista afectará de forma positiva como nunca creíste posible

Encontrarás pasiones que no sabías que tenías y ahorraras mucho dinero y por lo tanto, encontrarás libertad financiera. Profundizarás tus relaciones con tu familia y amigos. No temas a descubrir todo lo que el minimalismo puede hacer por ti.

Puedo vivir con aquello que realmente necesito. Sin nada más. Separar el “necesitar” de los conceptos de “querer” y “desear”, es un reto que no es fácil de superar. Deberíamos vivir con menos, junto con toda la tranquilidad mental y económica gracias a tirar cosas que no necesitas. Palabras que hacen parecer este estilo de vida muy cuesta arriba. Asusta. Pero cuando lo piensas, ves que al fin y al cabo, la filosofía minimalista se basa en sacar el condimento y dejarlo todo en su estado más básico.

Normalmente no pensamos que nuestras posesiones materiales estén relacionadas con nuestra salud mental, física y emocional, pero la realidad es que lo están. Muchos estudios en esta materia demuestran que cuando una persona deja ir aquello que no necesita en términos materiales, esto supone un cambio mental de gran importancia. Cuando te liberas de aquello que no necesitas/quieres tu libertad mental se magnifica.

Si no lo crees posible, piensa en la última vez que hiciste limpieza de tu vestuario. ¿Cómo te sentiste? ¿Aliviado/a? Ésta la sensación más común. Aunque probablemente, no dedicabas mucho tiempo a pensar en esas prendas que dejaste ir, lo cierto es que liberarte de ellas te aportó cierta paz mental y tranquilidad. Donar, regalar, o tirar la ropa y pertenencias que ya no uses es imprescindible para estar en paz contigo mismo.

Cuando te liberas de aquello que no necesitas/quieres tu libertad mental se magnifica.
Practíca los consejos en tu vida diaria y verás rápidamente los siguientes beneficios:
Aumento de la salud

Puedes pensar que deshacerte de las posesiones materiales que no te sirvan es imposible que aumente tu salud, pero que me dices a cerca de eliminar de tu vida aquellas relaciones, tareas o compromisos en tu agenda que no te satisfagan? Quizá pienses que esto es egoísta, y que aquellos que se ven implicados se van a sentir mal, pero lo cierto es que lo que realmente importa es tu salud y bienestar.

Muchos de nosotros llenamos nuestras agendas de compromisos inecesarios, que no disfrutamos, y los llevamos a cabo sólo por no decepcionar a los demás. Esto es totalmente inecesario. ¿Que pasaría si dejaras de hacerlo? Probablemente tendrías más tiempo libre, para descansar, hacer lo que realmente disfrutas o cuidar de tu familia mucho mejor. El minimalismo puede tomar muchas formas y esta es una de ellas. No importa si es reducir tareas de tu lista, compromisos o tus posesiones materiales, tu cuerpo te lo agradecerá.

Más libertad y menos estrés

A  menudo pasamos una gran cantidad de tiempo intentando conseguir posesiones materiales, pensando en lo que creemos que deberíamos tener  y trabajando para conseguirlas. Lo cierto es que, la mayoría de esas cosas no son necesarias y en multitud de casos lo hacemos a fin de impresionar a alguien, mejorar nuestra autoestima o evadirnos de la realidad. Compramos cosas que no necesitamos, con dinero que no tenemos, para impresionar a gente que no nos gusta. Por otro lado, tu estrés también se reducirá: no pasaras más tiempo haciendo limpieza de objetos innecesarios, trabajando horas extra para comprar cosas u organizando pertenencias que en realidad no deseas tener.

Minimalismo Consejos Altruismo Ahora
Foto de Pexels
Más tiempo libre

En un mundo donde las oportunidades vienen hacia nosotros más rápido que la luz, puede ser difícil decir no. Tememos perdernos algo, estar aburridos o simplemente no tener nada mejor que hacer. Por una semana limpia tu calendario por la noche. Trabaja durante el día pero no hagas ningún compromiso en la tarde. Luego, con ese tiempo extra, prepara una cena para aquellos a los que quieres, ves a pasear en la naturaleza y lee un libro que disfrutes. Las oportunidades siempre van a estar ahí. Nunca se van a agotar. Y es seguro que vas a encontrar una manera para llenar tu tiempo libre.

Mayor confianza en ti mismo

Cando ya no luchas por adquirir aquello que está de moda o que crees que te dará la aprobación de los demás, un cambio en tu confianza se produce. Dejas de buscar convertirte en alguien diferente para gustar a los demás y te sientes bien por la persona que eres realmente, en lugar de por tus posesiones materiales. Sabrás que no hay nada que necesites que no tengas ya y dejarás de sentirte incompleto.

Mejores relaciones

Cuando dejas de competir con los demás para impresionarlos con tus posesiones materiales, tus relaciones se centrarán en conectar con las personas. Por fin podrás dejar de lado la necesidad de complacer a todo el mundo y ser tú mismo. Además, las relaciones no se centran en la competición o en las posesiones, sino en momentos bonitos y memorables. Al haber eliminado de tu vida aquellas relaciones y compromisos innecesarios, tendrás más tiempo para dedicar a los tuyos, a la gente que realmente quieres y aprecias en tu vida.

Encontrarás tu propósito

Cuando limpias tu vida de aquello que no necesitas, algo mágico ocurre. Un sentido de propósito vuelve hacia ti. Las confusiones disminuyen, y te sientes motivado para hacer aquello que realmente quieres. Cuando sólo tienes los compromisos necesarios, te los tomas en serio.

Mayor libertad económica

Es evidente que ser minimalista te aporta una libertad económica destacable. Menos comidas, cenas, o fiestas de cumpleaños en las que gastar dinero y a las que realmente no quieres acudir. Menos compras impulsivas, inservibles y consumismo. Tu libertad económica crecerá y cuando encuentres algo que realmente quieres tendrás el dinero suficiente para comprarlo.

La pobreza tiene que ver con las cosas y la riqueza también, pero las cosas que las llenan no son las mismas. Por eso es tan difícil saber, si en realidad eres rico o eres pobre. Pero algo que parece ser tan sencillo, como es vivir con lo imprescindible, se vuelve complicado para alguien que no conoce aún la abundancia.  La pobreza nunca tiene la aspiración a deshacerse de nada, sino que por el contrario su afán se encuentra aún, en poder acumular todo lo que pueda. Contrariamente a lo que nos han enseñado, es en la pobreza en donde la mente se obsesiona más con las cosas. Y la intensidad de este apego es lo que define realmente nuestro nivel de pobreza.

Si quieres saber si eres rico o eres pobre, solo deberás descubrir en qué medida las cosas rigen tu vida. Si las cosas ocupan en tu vida un lugar secundario, entonces puedes considerarte un hombre rico. Si en cambio las cosas son quienes rigen y determinan tu vida, entonces puedes considerarte una persona pobre, por más que tu cuenta bancaria sea enorme.

La pobreza, en la conciencia de su escasez, escoge la opción más natural que es la de alcanzar la abundancia. Ningún pobre desea el despojo, sino que por el contrario verá en las cosas un escalón hacia una felicidad soñada.  En vez de ver el estorbo que identifica aquel, que habiendo ya alcanzado la abundancia ha comprobado la cualidad prescindible de las cosas materiales.

Pero para que la necesidad del despojo surja, hace falta primero alcanzar la abundancia de lo contrario, el verdadero Minimalismo nunca surgirá. Cada proceso lleva un orden y la pobreza es sólo el principio del camino hacia la abundancia, y la abundancia es sólo el principio del camino hacia el despojo. ¿Cómo puede alguien deshacerse de aquello que no posee?

Minimalismo es llegar a lo mínimo y lo mínimo es el hombre, con su profundo vacío y su infinito potencial.  A lo mejor el minimalismo, sólo consista en una reducción de lo prescindible que deje el espacio para el surgir de lo esencial.

Un sentido de propósito vuelve hacia ti. Las confusiones disminuyen, y te sientes motivado para hacer aquello que realmente quieres

Leave your thought here

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.